LA TERAPIA FLORAL DE EDWARD BACH

Manual de Consulta permanente para Terapeutas

CLR. LILIANA MANGIAROTTI

La Unificación en material de consulta

Hola!, cómo estás? Te doy la bienvenida a este mundo para mí apasionante de las Flores de Bach, y espero que este material que he venido trabajando a lo largo de este año, te sea de gran utilidad ya sea si estás dando tus primeros pasos en el conocimiento de las Flores, o bien si ya sos Terapeuta Floral y conoces el Sistema, pero te sucede (como a mí me sucedía en mis inicios) que a la hora de estar frente a un consultante te resulta difícil “elegir” la flor indicada ya que muchas parecen similares, y de hecho…lo son.

No es que hoy (como sí sucedía hace algunos años) falte material de consulta, todo lo contrario, abunda la bibliografía y todos tenemos a mano un gran aliado de la época como es “Internet”, sin embargo cuando abordamos distintos autores nos encontramos muchas veces con conceptos disímiles y hasta contradictorios.

NOTA IMPORTANTE: Estos apuntes no intentan prescribir, diagnosticar, medicar ni tratar enfermedades y son parte integrante de un curso de capacitación no oficial solo para ser utilizado dentro de los alcances del mismo.

El Sistema creado por el Dr. Bach es complementario del tratamiento médico alopático y bajo ningún concepto sustituye el tratamiento médico o psicológico que esté llevando adelante. Ante cualquier duda con respecto a su salud o la de otra persona consulte con el profesional correspondiente.             

Por eso mi intención de presentar este trabajo, y que el mismo se convierta en un “Manual de Consulta Permanente” cuyos objetivos principales son que el lector logre captar el espíritu que subyace en la filosofía del Dr. Bach y profundizar en el conocimiento de cada una de las flores, pero sobre todo, mi intención es unificar criterios (para ello he recopilado información de varios autores y escuelas reconocidas que he ido recorriendo y consultando a lo largo de más de 10 años de experiencia como Terapeuta Floral), aportando al mismo tiempo  numerosos conceptos que orienten la tarea del profesional y lo ayuden a encontrar fácilmente cual es la esencia indicada para tratar el desequilibrio emocional que está provocando el síntoma.

Esto requiere a su vez poder hacer un buen “diagnóstico diferencial” y esta es tal vez una de las mayores dificultades a la hora de preparar una receta.

El Sistema creado por el Dr. Bach es un método “simple” lo que no implica que sea “fácil” cuando tenemos que discernir cual es la flor  adecuada.

El Dr. Bach dijo hace 100 años lo que hoy las neurociencias confirman, que la enfermedad es el resultado de un desequilibrio emocional, que dicho desequilibrio se produce en el campo energético de la persona y que si este persiste puede enfermar el cuerpo físico.

Recorrer este camino implica asumir un cambio de “paradigma” en el concepto de salud entendiendo, por un lado al Ser Humano desde una mirada holística como una totalidad y al Síntoma como un “mensajero” que viene a ponernos en alerta de que algo no está bien, algo tenemos que atender o modificar en nuestra vida.  

¿A quién le estás cediendo el poder?

Por otro lado, y esto también implica un gran cambio, venimos de una cultura tradicional en la que tenemos incorporada la creencia de que somos “pacientes” frente a la figura omnipotente del profesional médico al que le otorgamos el poder, y quien suponemos tiene todas las respuestas, y sin darnos cuenta vamos repitiendo este patrón. En lo personal me pasa todo el tiempo que el consultante viene a la consulta, después de haber recorrido muchas terapias esperando la flor milagrosa que le resuelva todos sus conflictos, o en una búsqueda de que “algo” o “alguien” le dé la respuesta o solución a sus problemas, otorgándole de esta manera el poder al otro, y aquí es donde nos encontramos con el primer gran error.

Empezando a & SANAR

Porque empezamos a Sanar cuando nos empoderamos, cuando comprendemos que solo nosotros tenemos la verdad que no es universal pero es “nuestra verdad”. Solo podemos sanar cuando empezamos a poner en juego nuestros propios recursos. Y esto, a mi criterio, es lo primero que como Terapeutas debemos transmitir a nuestros consultantes.

Asimismo El Terapeuta será quien guíe al consultante a encontrar “él mismo” esa respuesta que está en su interior y las esencias florales serán el gran aliado que irán actuando “como las capas de la cebolla”, sobre las causas y de afuera hacia adentro.

Es por esta razón que resultan ser una herramienta valiosísima para acompañar cualquier proceso terapéutico.

El SISTEMA BACH es un tratamiento COMPLEMENTARIO

Sin embargo será responsabilidad del terapeuta (y no me cansaré de remarcarlo) dejar claro “siempre” al consultante que “El Sistema Bach es un Tratamiento Complementario no Alternativo”, por lo tanto no reemplaza ni sustituye ningún tratamiento médico o psicológico.

Por último quiero compartir con vos una experiencia personal, algo que fui descubriendo con el tiempo y que pude percibir con claridad mientras recorría los diferentes conceptos que fueron dando vida a este Manual y es que el conocimiento de las flores no es algo estático, es dinámico y va evolucionando con nosotros en la medida de nuestra propia evolución, es un conocimiento inagotable que se mantiene “vivo” como la propia naturaleza.

Te invito a que cuando estés frente a un consultante te “permitas” fluir, dejarte llevar más allá de las teorías confiando en tu propia voz interior.

Verás como poco a poco tu propia intuición te ira llevando por el camino correcto.

Ya lo dijo Carl Jung:

“Conozca todas las teorías, domine todas las técnicas pero al tocar un alma humana, sea otra alma humana”