Reescribir la historia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
NO PODEMOS CAMBIAR EL PASADO, PERO PODEMOS REESCRIBIR LA HISTORIA DÁNDOLE UN NUEVO SENTIDO

La mayoría de las personas que llegan a la consulta lo hacen porque escucharon hablar de Biodescodificación y quieren tratar algún síntoma ya sea emocional o físico. Pero cuando les pregunto si saben qué es la Bio y cómo funciona,  el 99,9 % de las veces la respuesta es “ NO” o “MÁS O MENOS”.

Y claro, la verdad es que no tienen por qué saberlo.!!  Y no sé si a  Uds. les pasa lo mismo, pero Yo siempre que emprendo algo nuevo quiero saber toooodo… qué  es, de que se trata, como funciona, cual es su origen, para después decidir a conciencia si me interesa hacerlo o no.

La Biodescodificación  es una herramienta terapéutica que utilizo durante las consultas (aunque no es la única) pero sí es el “eje central” sobre el que se sustenta el proceso  ya que con esta herramienta es posible llegar muy rápidamente a la raíz del síntoma, (generalmente esto ocurre en las primeras sesiones), es decir al momento exacto donde pudo haberse instalado lo que luego desencadenó en un comportamiento conflictivo o una enfermedad.

Ese momento se llama conflicto programante, aunque a mí me gusta más llamarlo  “momento semilla”. Una semilla guarda información y contiene la esencia de algo que se desarrollará en un momento dado cuando el ambiente sea propicio.

Y cómo es que aparece ese momento?

Un conflicto actual tiene su origen en una experiencia que quedó almacenada en el inconsciente, es decir que algo que sucedió generalmente en los primeros años de vida y que no pudimos gestionar desde lo emocional quedó guardado, hasta que una vivencia del presente lo reedita,  pero lo que aparece no es  el recuerdo que quedó bloqueado sino que lo que trae es la carga emocional, que en caso de que persista se convierte en enfermedad.

Y para qué sirve conocer ese momento?

Cuando lo traemos a la conciencia, tenemos la oportunidad de cambiar la percepción, liberar la carga emocional que provocaba el desequilibrio  y trascender lo que nos hace vivir en el problema.

Cómo es que  puede convertirse en enfermedad?

Gracias a las neurociencias hoy sabemos que las emociones son descargas neuroquímicas y las emociones negativas son “veneno químico”. Estas hormonas del estrés si persisten o si en un momento determinado superan nuestra capacidad de resistencia, terminan agotando nuestro sistema, disminuyen nuestras defensas y son causa de enfermedades incluido el cáncer.

Quiere decir que un comportamiento que nos genera conflicto en la actualidad, una situación que se nos repite en la vida y hasta una enfermedad, tendría su origen en ese “momento semilla” anterior.

Dada esta circunstancia podríamos decir (y cantidad de consultantes que han pasado por la experiencia así lo confirman) que es posible prevenir una enfermedad si podemos reconocer su origen antes de que la biología responda por nosotros, y también es posible sanar retroactivamente una enfermedad  ya que “podemos reescribir nuestra historia o parte de ella”.

“No podemos cambiar el pasado pero podemos “reescribir la historia” dándole un nuevo sentido”.

Cómo podemos lograrlo durante un proceso terapéutico?

Con un acompañamiento emocional, buscamos diferentes momentos del pasado en los que se grabaron en la psique las creencias limitantes que hoy condicionan nuestras experiencias presentes, una vez hallados aportamos a la persona una información alternativa que favorezca un cambio de percepción y el consiguiente desbloqueo de las emociones que permanecieron reprimidas y hoy reaparecen en forma de síntoma.

En resumen: un síntoma tiene su origen en una experiencia que quedó almacenada en el inconsciente, cuando cambiamos la conciencia de un problema determinado porque comprendemos el origen, tenemos la oportunidad de cambiar la percepción y trascender los factores que nos hacen vivir en el problema.

Comprender el origen emocional de un estrés determinado permite cambiar la conciencia de lo que percibíamos hasta el momento. No olvidemos que no es lo que sucede sino el modo en que nosotros lo percibimos, “la lente con que miramos el mundo”.

Clr. Liliana Mangiarotti
Consultora Psicológica Integrativa
Especialista en patologías Oncológicas
Contáctame y estaré encantada de ayudarte!

¿Te gustó este artículo?

Suscríbete y recibe las novedades en tu email